Como ya mencionamos anteriormente, hay una inmensa variedad y tipos de angioma y por ello, hemos decidido tratar este tema con una sección como esta en la que vamos a profundizar sobre estas anomalías tan peculiares pero tan habituales entre la población, ya que, como primer dato hay que añadir que lo padece entre 0.4% y un 20% de las personas. Dicho esto os dejamos con esta variedad y distintos tipos que esperamos que sean de vuestra ayuda.

Angioma hepático

Hay que decir que es un tumor benigno más concretamente del hígado formado de vasos sanguíneos dilatados, es decir, ensanchados.

Esta curiosa anomalía puede ocurrir en cualquier momento y sin esperarlo. A decir verdad, suelen ser bastante más comunes en adultos entre los 30 y los 60 años de edad sobre todo en mujeres, ya que, a menudo resultan más afectadas que los hombres y con una frecuencia más elevada suelen tener tumores más grandes. angioma hepático

En los bebés es muy posible que se pueda desarrollar un tipo de hemangioma hepático benigno. Sin embargo, este tumor es bastante raro que se ha llegado a asociar con altas tasas de insuficiencia cardiaca y muerte en los bebés. También hay que añadir que normalmente en la mayoría de los casos esta anomalía se diagnostica en los bebes antes de que cumplan los 6 meses de edad.

En esencia, lo más normal y común entre los casos diagnosticados es que el angioma hepático no ocasione ningún tipo de síntoma y sea un hallazgo casual en un TAC abdominal o ecografía, ya que, es bastante improbable que un hemangioma de menos de 5 cm causen síntomas.

En los casos en los que hay síntomas, lo más común es sentir un dolor o malestar en el abdomen superior. Este dolor abdominal con este tipo de anomalías es difícil de precisar, ya que según los últimos estudios realizados en más de la mitad de los pacientes el dolor que sentían tenía alguna otra explicación diferente al angioma, siendo lo más habitual el llamado síndrome de intestino irritable. Puede también haber náuseas, sensación de masa y saciedad precoz. En algunos casos y de manera ocasional se puede llegar a presentar un dolor abdominal agudo debido a la trombosis sufrida o sangrado.

El síndrome de Kassabach-Merritt consiste en la misma anomalía ya mencionada pero con la diferencia de que es un hemangioma gigante en niños que se manifiesta como una coagulopatía y por lo que se sabe es posible que se trate de un tipo diferente de angioma cavernoso hepático habitual.

Angioma vertebral

El angioma vertebral es una displasia vascular y por norma general es benigna, en la que su incidencia en la población es bastante elevada y muy común. angioma vertebral Hay que añadir que estas anomalías que se forman en las vértebras son asintomáticas y excepto en casos extremos no requieren de ningún tipo de tratamiento. De todos modos cabe destacar que si un sujeto que sufre de este fenómeno experimenta síntomas de dolor de espalda, parálisis o entumecimiento en las piernas debido a un hemangioma en las vértebras debe plantearse un serio tratamiento ya que la gravedad puede aumentar significativamente.

Angioma venoso/cerebral

El angioma venoso o cerebral es una formación radial de venas que terminan normalmente en una vena central que está ligeramente más dilatada de lo normal, también es importante destacar que esta anomalía tiene uno de los índices más altos en cuanto a frecuencia se refiere de las malformaciones vasculares intracraneales entre la población. Asimismo la peculiaridad de este fenómeno es que puede surgir en cualquier parte del cuerpo, de hecho, se calcula que una persona de 50 años o más tiene por lo menos un angioma venoso.

Esta curiosa anomalía se diagnostica de dos maneras: o por un descubrimiento accidental durante una creación de imágenes de otra lesión o durante una autopsia. Asimismo, el angioma cerebral es una anomalía que su tratamiento o extirpación de este tumor puede llegar a ser mortal debido a su peligrosa ubicación y en ningún caso se recomienda la extirpación por el simple hecho de que a priori es un tumor benigno y lógicamente no hay motivo alguno para arriesgar la vida del sujeto si tiene una anomalía inocua para su organismo.