En cuanto a los tratamientos para eliminar el angioma podríamos decir que hay múltiples métodos pero vamos a centrarnos en los tres más comunes y sobre todo profundizaremos a fondo en los dos mejores métodos para la tratar el angioma.

Tratamiento con láser

El tratamiento con láser para la eliminación de un angioma utiliza un dispositivo láser de alta potencia con una alta precisión. Por norma general, no es necesario ningún tipo de anestesia ya que el proceso es medianamente indoloro. El sujeto puede solamente experimentar una sensación de hormigueo en el proceso de este tratamiento.

Lo que hace el láser es blanquear o en su defecto aclarar los tonos más oscuros del hemangioma y en algunos casos, puede llegar a eliminar esta anomalía por completo. Esto es más posible en las manchas con pigmentación más clara.  tratamiento con láser contra el angiomaDe todos modos, las manchas de colores más oscuros como el angioma venoso, pueden llegar a necesitar un tratamiento más intensivo que pueda prolongarse varias sesiones en distintos meses, ya que es necesario que la piel tenga tiempo necesario para descansar y recuperarse entre sesión y sesión

Estos tratamientos pueden llegar a durar desde varios minutos a unas horas, todo dependiendo del tamaño y gravedad del angioma. Estos tratamientos suelen realizarse comúnmente y por norma general en la consulta del médico y algo muy importante de destacar, no es necesario hospitalizar al paciente.

Lo que si hay que destacar que es de vital importancia que el paciente evite la ingesta de anticoagulantes, medicamentos como la aspirina, la vitamina E y todo tipo de hierbas medicinales que tengan una función anticoagulante durante al menos dos semanas antes del tratamiento. Lo normal es que el médico te proporcione una lista con los alimentos que contienen estos elementos a evitar.

Recuperación de la cirugía láser

El tiempo necesario para la recuperación y curación de la eliminación del angioma es relativamente corto. Por lo general, lo normal es que cualquier inflamación o malestar desaparezca en tan solo una semana. Es normal que la zona tratada se vuelva de un color púrpura oscuro, aunque es algo muy normal no es de alarmarse, ya que esta reacción de la piel desaparece aproximadamente pasados diez días después de haberse realizado el procedimiento, sin embargo, es posible que en algunos casos más extremos pueda llegar a durar incluso hasta 6-8 semanas.

Es de vital importancia que el sujeto que se haya tratado el angioma se abstenga de rascarse la zona en la que le han hecho la intervención. Asimismo, algo muy a tener en cuenta es que debe evitarse totalmente la exposición directa a los rayos del sol y es necesario que el sujeto utilice un protector solar de alta protección cuando vaya a salir a la calle durante el día.

Riesgos en la eliminación del angioma

La eliminación de un angioma por lo general supone un riesgo mínimo, aunque en casos excepcionales, ha llegado a provocar sangrado, formación de costras y moratones. Hay posibilidad de evitar los moratones en algunas ocasiones tomando algún tipo de anticoagulante como la aspirina o vitamina E semanas antes del tratamiento. Esto último es fácil de identificar por presentar zonas con tonos más oscuros o más claras en la superficie de la piel.

Hay que decir que los tratamientos con láser  para eliminar los hemangiomas no siempre tienen éxito en la eliminación de la mancha. Esto se debe a que a veces no se puede identificar con el láser la pigmencación del angioma. De hecho, una anomalía con la pigmentación más oscura puede llegar a salir a la superficie de la piel en algún caso aislado aún más oscuro de lo que estaba en un principio. Aunque hay que añadir que estos casos pueden remediarse posteriormente con un tratamiento con láser.

Congelación de nitrógeno líquido (Crioterapia)

La Crioterapia con nitrógeno líquido es un tratamiento excelente para la eliminación de cualquier tipo de hemangioma, de hecho, es un método que además de eliminar estas anomalías también tiene la capacidad de eliminar verrugas, queratosis seborreicas, queratosis actínicas e incluso en algunos casos es usado para tratar procesos cancerosos cuando están en fases tempranas.

El método usado es básicamente congelación, por medio de nitrógeno líquido a una temperatura de -196 C. El líquido se libera de una forma controlada y correctamente localizada durante unos pocos segundos por medio de un aparato especializado.

Es importante saber que cuanto más moderno sea el aparato usado para la crioterapia, mucho más precisa será la acción contra el angioma. Crioterapia contra el angiomaEl objetivo que tiene este tratamiento es congelar y de esta manera destruir las células anormales para que el tejido sano que esta alrededor de la lesión quede intacto.

Normalmente para eliminar un angioma es suficiente con una sesión, pero a veces llega a ser necesario aplicar una segunda sesión de nitrógeno líquido para tratar esta anomalía.

El proceso de este tratamiento es muy corto, una sesión de una congelación puede durar aproximadamente de 5 a 20 segundos, dependiendo del tamaño, forma y tipo de hemangioma. Mientras dura este proceso, se siente un dolor moderado y la sensación que siente el sujeto es de adormecimiento, como si te pusieras hielo en la piel durante un largo rato. Después, se siente una sensación de quemazón mientras la piel aplicada se descongela.

Lo normal es que el malestar que se siente dure generalmente cinco minutos aproximadamente. Nada más terminar es muy posible que la piel se ponga roja y se hinche e incluso en algunos casos puede formarse alguna que otra ampolla, pero no hay que alarmarse, es un proceso totalmente normal. En algunos casos también pueden surgir manchas blanquecinas u oscuras y la formación de costras aunque esto último dependerá de la profundidad a la que se haya aplicado el tratamiento para la eliminación del angioma.

Recuperación con el nitrógeno líquido (Crioterapia)

La recuperación es normalmente rápida. Según crea conveniente el especialista, en cada caso determinara que actividades se restringen y la duración de las mismas, sin embargo, lo más normal es que se puedan llevar a cabo actividades normales. Pasados los días la inflamación empieza a reducirse de forma progresiva y la ampolla acabara convirtiéndose en una costra que terminara por caerse. En caso de que el angioma tratado sea en la cara la costra se caerá de forma rápida y por el contrario, si es en las extremidades este proceso llevara algo más de tiempo.

A no ser de que el médico diga lo contrario, el sujeto podrá llevar sin ningún tipo de problema sus cremas, maquillaje y se podrá lavar la cara como de costumbre. En el caso de que tuviera el angioma en algún lugar del cuerpo, en donde la ropa pueda irritar, el paciente podrá usar un vendaje pequeño.

Riesgos en la eliminación del angioma

A pesar de ser el mejor tratamiento de todos los que aquí exponemos para la eliminación del angioma, hay que destacar que tiene algún riesgo y efectos secundarios como pueden ser la formación de ampollas, sangrado, infección y una alteración de la coloración de la superficie de la piel. También hay que añadir que en muy raras ocasiones este método puede llegar a irritar e incluso dañar alguna terminación nerviosa de la piel llegando a producir una sensación de adormecimiento generalizado, en caso de que la herida duela o el sujeto sufra de fiebre debe acudir al especialista a que le revisen el angioma quitado. El sujeto que decida hacer este tratamiento de crioterapia debe saber que puede dejar pequeñas cicatrices o sufrir una decoloración de la piel tratada.

Cirugía

En esencia, aunque este sea el método menos recomendado y el que menos vamos a profundizar, podríamos decir que la cirugía de piel se puede hacer como un procedimiento ambulatorio ya que solo exige quitar una pequeña cantidad de piel superficial. Aunque esta extirpación es considerada como un procedimiento menor, hay que saber que es bastante invasivo y es necesario que el especialista realice una evaluación previa al sujeto que quiera quitarse el angioma en cuestión.

  • Esta cirugía puede usarse para quitar hemangiomas y lunares
  • Dependiendo del tamaño, forma y tipo de marca de nacimiento, es posible que este tratamiento pueda dejar una cicatriz permanente
  • En el proceso, el médico aplicará un anestésico local y luego procederá a quitar la anomalía con un bisturí. Después, volverá a unir la piel con una pequeña sutura.
  • Como norma general, estas extirpaciones suelen realizarse en angiomas más profundos.